5 hierbas que potencian genuinamente tu sistema inmune

Muchas de las hierbas, plantas y tubérculos que solemos ver habitualmente en nuestras cocinas o en los supermercados, y que aparentan ser tan humildes, tienen en realidad usos medicinales increíblemente poderosos y reparadores. Esto sucede principalmente porque todos ellos contienen constituyentes activos que tienen un impacto directo y sinérgico en nuestro organismo. 

Algunas de las hierbas, plantas y tubérculos que verás a continuación, son usadas a menudo en la medicina herbal y en la medicina convencional, ya que poseen beneficios farmacéuticos que ayudan a combatir enfermedades virales y a sublimar el esfuerzo del cuerpo por mantener el sistema inmune intacto y reverdecido.  

neotropic-hierbas-sistema-inmune

¿Qué rol cumple el sistema inmune en nuestro organismo?

Básicamente el sistema inmune es ese escudo con el cual cuenta el cuerpo para protegerse de gérmenes invasores y sustancias patógenas externas. Se compone de una red compleja de células y órganos que interactúan sincrónicamente entre sí para evitar posibles contaminaciones por virus. Normalmente sabemos que si el sistema inmune está funcionando a toda su capacidad, no experimentaremos ninguna clase de síntoma. No obstante, si nuestra inmunidad se ve comprometida de cualquier manera, caeremos enfermos por un tiempo determinado hasta que nuestro sistema vuelva a reconstituirse por completo. En algunos casos nuestra inmunidad nos avisa que está deprimida con una gripe leve, pero en casos más graves, lo hace a través de enfermedades autoinmunes como la artritis, la enfermedad de hashimoto o la esclerosis múltiple.

¿De qué manera nos protege el sistema inmune?

Nuestras defensas cuentan con barreras protectoras muy potentes. La piel, por ejemplo, es la principal y nos protege para que patógenos externos no penetren hasta nuestros órganos internos. La mucosidad de nuestra nariz, por otro lado, atrapa aquellas partículas que puedan repercutir negativamente en nuestro cuerpo, y la tos y los estornudos, funcionan como un mecanismo de expulsión.

Aunque parezca difícil de creer, el 70% de nuestro sistema inmune vive en nuestros intestinos. La microbiota, una comunidad de bacterias benéficas que vive dentro de cada uno de nosotros, produce nutrientes beneficiosos que ayudan a eliminar bacterias nocivas y que quieran colonizar y afectar nuestro organismo negativamente. De ahí, que sea trascendental consumir habitualmente probióticos que mantengan esta línea defensiva siempre saludable y en forma.

Para mantener una microbiota saludable, debemos:

  • Eliminar los azúcares refinados (aquellos que suelen agregar a la bollería, chocolates y bebidas de frutas sintéticas). Y añadir más grasas saludables a nuestra dieta.
  • Beber mucha agua.
  • Consumir fibra soluble e insoluble.
  • No tomar antibióticos en exceso.
  • Masticar mejor la comida.
  • Tomar bebidas herbales entre comidas.
  • Comer alimentos que funcionan como prebióticos (lo que comen las bacterias intestinales beneficiosas): ajos, cebollas, alcachofa de jerusalén..., etc. 
  • Comer alimentos fermentados: yogures libres de lactosa, sauerkraut, kombucha, pepinos encurtidos, etc. 

¿Por qué las hierbas protegen el sistema inmune?

Las hierbas tienen una forma muy interesante de interactuar con nuestro organismo. Primero porque abarcan de manera global las células del sistema inmune, y segundo porque contienen cientos de constituyentes químicos que interactúan con el organismo de manera compleja y sinérgica. Así, si una cebolla tiene propiedades antisépticas que la protegen a sí misma de patógenos cuando está en la tierra, esas mismas propiedades serán las que nos proporcionen inmunidad frente a gérmenes y bacterias. Este efecto simbiótico tiene el nombre de sinergia, y básicamente es uno de los regalos ocultos de la naturaleza que si lo sabemos interpretar, nos otorgará salud durante todo el resto de nuestra vida. 

Otras técnicas alternativas que nos ayudarán a equilibrar el sistema inmune, son aquellas que nos proporcionen relajación y tranquilidad como el quiromasaje, la meditación o el yoga.

... Entonces si la comida nos cura, ¿puede funcionar también como medicina?

En realidad la línea entre comida y medicina es muy delgada. ¿Son los limones, las papayas, la cebolla o la avena comida o medicina? Son ambas cosas. En el caso de los limones, vemos cómo sus componentes activos nos ayudan a mejorar la resistencia del cuerpo frenta a la infección. Las papayas, por su parte, eliminan los parásitos intestinales. La cebolla, alivia las infecciones bronquiales, y la avena, posee propiedades emolientes que ayudan a restablecer el cuerpo en tiempos de convalecencia. 

¿Por qué debemos consumir hierbas antivirales para restablecer el sistema inmune?

Los herbalistas suelen hacer especial énfasis en que no solo eres aquello que comes, sino que además eres aquello que absorbes de los alimentos que pones en tu boca. Esto quiere decir que la comida y las hierbas no solo nos proveen de nutrientes necesarios para generar vitalidad en el cuerpo, sino que también fortalecen y soportan grandes procesos metabólicos en el organismo como la circulación, la digestión, la relajación de los músculos, la protección del sistema inmune y el cuidado del sistema nervioso. 

Las hierbas son además increíbles catalizadoras de la toxicidad. Esto quiere decir que en un contexto moderno hiperpolucionado como el de hoy en día, nuestro cuerpo se encuentra inmerso en desequilibrios graves de caracter endocrino, motrices y autoinmunes debido a la toxicidad diaria a la que estamos expuestos. En este aspecto las hierbas actúan ayudando a reducir esa toxicidad, lo cual el cuerpo compensará  invirtiendo valiosas cantidades de energía en reparar y fortalecer el sistema inmune, los tejidos, y en general, todos los organos internos de nuestro organismo.

Las hierbas no son mágicas por sí solas. No obstante, cada hierba, por muy humilde que parezca, está compuesta por muchos constituyentes activos que trabajan de diferentes maneras en pro del bienestar del cuerpo. Conozcamos cuáles son esas 5 hierbas que potencian genuinamente tu sistema inmune y, que además, ayudan a prosperar tu cuerpo y tu vida de muchísimas maneras inimaginables e interesantes.

¡Vamos!

5 hierbas poderosas con propiedades antivirales

Saúco

Es una planta originaria de los terrenos húmedos de toda Europa central y meridional. Contiene altas dosis de vitamina C, vitamina A, flavonoides y taninos; componentes que actúan en el cuerpo como maravillosos antioxidantes y recuperadores de las células que producen radicales libres al convertir los nutrientes en energía.

Las flores de esta planta son diaforéticas y pectorales, o lo que es lo mismo, efectivas en el tratamiento del catarro, la gripe y los procesos febriles para estimular la sudoración.

Existen muchas maneras de usar el saúco: en infusión, haciendo jugo o decocción con sus bayas e inclusivamente en forma de licor.

Astrágalo 

Es una hierba originaria del norte de China, Mongolia y de la provincia de Sichuan. Se recomienda su consumo como planta de acción adaptógena para estimular la inmunidad en casos de hepatitis vírica o alcóholica y en enfermedades degenerativas o autoinmunes como protector general de afecciones infecciosas. 

Se suele consumir en forma de infusión, cápsulas o extractos. 

Equinácea

Esta planta originaria de América del Norte se usa en la prevención de las enfermedades infecciosas a modo de fungicida, bactericida e inhibidor del crecimiento vírico en el cuerpo. No obstante, también tiene el poder de actuar como un recurso antiinflamatorio increíble, por lo que resulta una hierba especialmente útil para una gran cantidad de patologías que se ven beneficidas por los poderosos componentes de esta planta. 

La equinácea también es recomendada en las afecciones benignas de las vías respiratorias altas como la amigdalitis, la faringitis, laringitis, estados gripales y todas aquellas afecciones que afecten en general el tracto respiratorio. 

Jengibre

Es tan común en las cocinas de todos como beneficioso. Los extractos del jengibre trabajan en el cuerpo de muchas maneras diversas e increíbles. Es un gran estimulante digestivo, útil para la migraña y la estimulación de la respiración y para la función cardíaca. Provee además limpieza al organismo actuando como un antiséptico natural interno difícil de encontrar en la naturaleza. 

Reishi

Este hongo adaptógeno es considerado en la tradición ancestral china como un símbolo sagrado de la longevidad. Y con mucha razón, pues es un poderoso tónico con propiedades medicinales invaluables que ayudan reavivar y restaurar el sistema inmune a través de una acción antiinflamatoria, antibacterial y antiviral. Además de estas características, el reishi es analgésico (reduce el dolor) y protege la función primordial del hígado.

El reishi normalmente se consume en forma de tintura o té. Sin embargo, en Neotropic hemos creado una fórmula sinérgica potenciadora del sistema inmune que incluye este ingrediente poderoso y transformador, que puedes consumirlo en lattes, batidos, bowls y todo aquello que tu creatividad pueda imaginar.

neotropic-shop

Deja un comentario

Todos los comentarios son moderados antes de ser publicados